Romangordo contra la España vaciada

Hace tiempo que Romangordo decidió plantarle cara a la despoblación, ese enemigo de cientos de pueblos de nuestro país al que es posible derrotar. De eso pueden dar fe los romangordeños gracias, en gran parte, a los “trampantojos”.

Mi buen amigo Viriato llevaba tiempo tratándome de convencer para enseñarme su pueblo. Más por falta de tiempo que de ganas, ese momento llegó en los primeros días del 2020. Cada lugar tiene su encanto dependiendo de la época del año en el que se visite. En este caso, me encontré con un Romangordo engalanado por Navidad, con la niebla presente días ha y dotando a sus calles de un encanto especial.

Feliz-Navidad-Romangordo
Las luces de Navidad y la niebla dan un encanto especial a Romangordo en estas fechas.

Sin embargo, el gran atractivo del pueblo son sus “trampantojos“. Imágenes pintadas en las fachadas y puertas de las casas a lo ancho y largo del municipio -de poco más de 250 habitantes- que evocan a tiempos pasados y representan antiguos oficios y escenas históricas de Romangordo.

Su “Ruta de los Trampantojos” está siendo el reclamo de turistas nacionales e internacionales que llegan al pueblo cada día. 40.000 personas lo hicieron en 2019 y esperan duplicar la cifra este año entrante. Además, medios de comunicación de ámbito nacional como Televisión Española o Antena 3 también han querido comprobar de primera mano el efecto de una iniciativa que vio la luz en 2016. Una auténtica proeza.

Más de cien pinturas (fábrica de gaseosa, escuela y el taxi en la imagen de arriba) que no dejan indiferente al visitante y que nos transportan a aquel Romangordo próspero de inicios del siglo pasado que vuelve a reverdecer viejos laureles. En 1990 alcanzó su mínimo de población con 170 habitantes y hoy, gracias al empeño de sus vecinos y la magnífica gestión de su alcaldesa -imprescindible-, caminan hacia los 300 habitantes.

Ayuda también el dinero que entrega la central nuclear de Almaraz a los pueblos del entorno para pequeñas actuaciones municipales y que, en Romangordo, se invierte en acicalar el pueblo para las visitas y cuidar al vecino, dotándole de servicios gratuitos como instalaciones deportivas, gimnasio, biblioteca, etc. Todo un lujo que complementa el hecho de estar situado en un enclave privilegiado: el del Parque Nacional y Reserva de la Biosfera de Monfragüe.

Romangordo-Boticario
Farmacia y comercio de Romangordo. En primer plano a la derecha, palabras en castúo.

Pero Romangordo es mucho más que los “trampantojos”. Subir a La Casa de los Aromas nos permitirá conocer mucho más sobre la característica flora del municipio y de los alrededores, como la Reserva de la Biosfera de Monfragüe, así como pasear por su jardín en el que se pueden descubrir algunas de las especies más representativas de este espacio protegido.

En la Oficina de Turismo podremos conocer la Ruta de los Ingleses, basada en las batallas que tuvieron lugar en la Guerra de la Independencia en las cercanías de Romangordo y que llevaron a las tropas francesas a cesar en sus intentos de invasión.

Romangordo-Plaza-Niebla
Plaza de España con niños jugando al balón entre la niebla y las luces de Navidad.

No podemos olvidarnos del yacimiento arqueológico de Medina Albalat, muy cerca del río Tajo, y a través del cual se puede descubrir la antigua ciudad musulmana destruida por los cristianos en la primera mitad del siglo XII; tampoco de las cuevas de La Canaleja, una formación geológica en el valle fruto de la acción kárstica de las aguas que hoy forman la garganta de La Canaleja. Ambas visitas las tengo pendientes para una próxima ocasión pero tienen muy buena pinta.

¿Y para comer? Sin grandes pretensiones, en el Centro Social de Romangordo, a la espalda del ayuntamiento, y en un ambiente agradable entre oriundos y forasteros, puedes comer perfectamente de raciones, además de comprar algún artículo de recuerdo del pueblo.

Romangordo-Ayuntamiento
Fechada del Ayuntamiento de Romangordo

Desde luego que la niebla que ha envuelto este precioso municipio del este de Cáceres durante mi estancia ha sido un valor añadido que, por desgracia, no nos ha permitido divisarlo desde lo alto del Puerto de Miravete. Seguro que habrá más ocasiones de seguir descubriendo un lugar para “emocionARTE”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s