Talamanca de Jarama, un pueblo de cine

Cuando uno piensa en pueblos de Madrid para pasar el día, pasear por un bello entorno, descubrir rincones cargados de historia y desconectar de la gran ciudad, a la cabeza se vienen los que todos conocemos. Lamentablemente, en muchos casos, Talamanca de Jarama no estará en esa lista mental. Y no será porque no lo merezca. Entre sus calles y plazas se reparte un importantísimo patrimonio cultural, arquitectónico y arqueológico. De hecho, es el quinto municipio de la Comunidad de Madrid con más Bienes de Interés Cultural y Patrimonial, lo cual no ha pasado inadvertido para decenas de productores de cine que han elegido este municipio del valle del Jarama como set de rodaje. ¡Vamos a descubrirlo!

Conforme nos vamos acercando al centro urbano de Talamanca de Jarama -a 45 kilómetros al nordeste de Madrid- comienzan a aparecer restos de un patrimonio excelso que nos lleva a otra época. Impone pisar una población que siglos atrás fue un punto estratégico de gran importancia desde los romanos y los visigodos, aunque fue con los musulmanes cuando Talamanca adquirió su mayor esplendor, al convertirse en una medina en la retaguardia de la frontera entre al-Andalus y el Reino de Castilla protegida en el siglo IX de las incursiones castellanas con un cinturón amurallado cuyos restos resisten a duras penas al paso del tiempo.

Recinto amurallado de Talamanca de Jarama. Abajo, las puertas de Uceda (izda) y de la Villa (dcha).

La conquista musulmana convirtió a Talamanca en uno de los emplazamientos más importantes para la defensa de las tierras del “Sur de las Sierras”. De esta época es el recinto amurallado, uno de los pocos de este periodo que se conserva en la Comunidad de Madrid y del cual pueden observarse numerosos vestigios diseminados durante nuestro paseo por el centro de Talamanca. Se conservan dos de las puertas del recinto amurallado aunque se cree que no hubo muchas más: la Puerta de Uceda y la Puerta de la Villa.

La Puerta de Uceda estaba dispuesta “en codo” de tal modo que protegía la entrada a la ciudad de cargas ecuestres y ataques frontales. Hoy en día se encuentra alzada en la calle que lleva su nombre una pequeña parte. Estremece pensar en la importancia que tuvo y a la que se ha visto reducida a lo largo de los siglos. Del mismo modo, la Puerta de la Villa resiste gracias a numerosos trabajos de restauración en el mejor tramo que se conserva de la muralla y con el arroyo Valdejudíos, que cruza el municipio dotándole de un espacio muy agradable, como foso natural. En ambas puertas, un panel informativo nos invita a imaginarnos una Talamanca diferente, siempre alerta frente a ataques de invasores.

El arroyo de Valjudíos cruza la parte extramuros de Talamanca. Al fondo, la Bodega del Arrabal.

Dentro del recinto amurallado, lo que más llama la atención es, sin lugar a dudas, su Cartuja. Después de aquella época de apogeo económico, cultural y urbano con romanos y musulmanes, a partir del siglo XVI, Talamanca se vio en la necesidad de subsistir gracias a la agricultura y a la ganadería. Esta construcción del siglo XVII fue propiciada por los monjes del Monasterio de El Paular que utilizaron esta finca como despensa guardar sus grandes reservas de grano y vino. Tanto la Cartuja como la Bodega del Arrabal fueron construcciones que, por entonces, se convirtieron en motor económico de la villa.

La Ruta del Cine de Talamanca recorre los diferentes espacios del pueblo que han sido protagonistas en películas y series.

Desconocemos si es posible visitar por dentro la Cartuja pero debe ser impresionante. En sus interiores, en su bodega, su capilla, su cocina, su granero, se han rodado infinidad de películas como Conan el bárbaro, Ay Carmela, Juana La Loca, Alatriste, Los Fantasmas de Goya y series como Curro Jiménez o Águila Roja, con el consiguiente desfile de grandes estrellas del cine por esta localidad.

Y es que el cine está presente en cada rincón de Talamanca de -que no “del”- Jarama. De camino a su majestuoso Puente Romano recorremos el Paseo Talamanca de Cine en el que actores, actrices y series de televisión que han pasado por el municipio tienen su placa como galardonados en el festival “Talamanca de Cine” que se celebra cada año. Nombres reconocidos como Emilio Gutiérrez Caba, Juanjo Puigcorbé o Guadalupe Lancho se reparten a lo largo de este paseo que finaliza en la ermita de la Virgen de la Soledad, construcción barroca del siglo XVII. Nos surge la duda de qué ocurrirá en años venideros pues todos los espacios están ocupados…

Placa de Juanjo Puigcorbé en el Paseo “Talamanca de Cine”

Llegamos al Puente Romano, otro de los espacios de cine por excelencia de Talamanca en el que se han rodado películas como El Buscón, El Lute II o Lázaro de Tormes. Fue aquí también donde, en 1964, se grabó la primera película que utilizó Talamanca de Jarama como plató de cine. Los cien caballeros es especialmente recordada entre los más viejos del lugar.

Estamos ante un puente medieval con numerosas reformas posteriores que tuvo su origen en la época romana. Desde el siglo XI tuvo la importante función de paso obligado entre la Meseta Norte y la Meseta Sur. Se compone de un gran arco central y otros cuatro menores por los que, actualmente, no pasa el río Jarama debido a una variación del cauce original que actualmente se sitúa 300 metros más alejado del pueblo. Hoy nos encontramos con una estupenda área recreativa denominada ‘La Chopera’ por la discurre una pequeña reguera de uso agrícola que embellece aún más una zona con un gran valor ecológico y que, en esta tarde de finales de la primavera, los talamanqueses utilizan para pasear y como zona de recreo.

Vista de la iglesia de San Juan Bautista desde la entrada a la Cartuja

Después de andar al encuentro de un puente colgante que nos han dicho hay sobre el río Jarama, regresamos de nuevo a la zona amurallada rodeándola por la parte que ha requerido mayor reconstrucción y donde se presume se encontraba un foso defensivo. Ascendemos la calle de los Molinos hasta toparnos con la iglesia parroquial de San Juan Bautista, una obra románica de finales del siglo XII en la que destaca un hermoso ábside de piedra del más puro románico que nos deja embelesados. La Comunidad de Madrid no destaca por albergar numerosas muestras del románico por lo que nos sentimos unos privilegiados de tener una de ellas ante nuestros ojos.

Observamos con detenimiento el templo desde fuera y sus fachadas nos hablan de diferentes épocas de construcción. En su interior, donde están en plena eucaristía, destaca la pila bautismal original del siglo XII y las dos pilas de agua bendita del siglo XV. Una sencilla construcción que fue declarada Bien de Interés Cultural en 1931.

Ábside de los Milagros en la plaza de la Constitución

Regresamos a la parte más céntrica donde los talamanqueses están aprovechando esta buena tarde de junio para poblar las terrazas de los diferentes bares. Nosotros vamos en busca de otro de los elementos arquitectónicos más importantes de la población: el Ábside de los Milagros. Se trata de otro Bien de Interés Patrimonial que, como testigo de otro tiempo, se asienta solitaria en el centro de la plaza de la Constitución. Es el único resto existente de una iglesia románico-mudéjar del siglo XIII. Hoy solo puedes admirarlo como se merece, rodearlo, observar todos sus elementos y sobrecogerte pensando en todo lo que habrá visto pasar por delante a lo largo de los siglos. Entre todos esos momentos, el rodaje de películas como ¡Vente a Alemania, Pepe! y Goya, testigo de una soledad.

Recorremos la zona extramuros pues nos han dicho que en la terraza del Calipso -a la entrada de Talamanca por la carretera de Valdepiélagos– se está muy bien y se come mejor. De camino, nos topamos con el ayuntamiento de Talamanca de Jarama, otro de los Bienes de Interés Patrimonial de la localidad construido en el siglo XVII como caballerizas y almacenes del Duque de Osuna. En 1992 fue restaurado y, desde entonces, alberga tanto la Casa Consistorial, en la planta baja, como la biblioteca, en la alta.

Ayuntamiento de Talamanca de Jarama

Terminamos este agradable paseo por Talamanca de Jarama satisfechos de haber descubierto una población con una historia increíble y que bien merece ser conocida por tantos madrileños, o no, que no saben la joya que tienen a solo un puñado de kilómetros de sus casas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s