Descubriendo la Villa Real de Navalcarnero

Navalcarnero es el típico lugar que por el mero hecho de estar cerca de casa no le damos valor pero que si estuviera en cualquier otro país o región, no dejaríamos de visitarlo. Mi buen amigo Juan Carlos venía diciéndome desde hacía tiempo que tenía que ir, que me iba a gustar. Desde luego que fue todo un descubrimiento. Navalcarnero está repleto de rincones impregnados de historia y espacios de interés repartidos por todo su callejero.

Plano turístico de la Villa Real de Navalcarnero

Una buena forma de comenzar la visita por una de las once Villas de Madrid, es aparcar en la antigua carretera de Extremadura y adentrarnos en el casco histórico por la calle de Jacinto González donde lo primero que nos llama la atención es una “sucursal” del Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles. En un edificio antiguo rehabilitado, se halla el Centro de Especialidades del citado hospital, y es que si algo han hecho bien en Navalcarnero es dar uso a los edificios históricos para todo tipo de cuestiones.

Antiguo ayuntamiento de Navalcarnero en la plaza de Segovia

Unos metros más adelante llegamos a la joya de Navalcarnero y centro neurálgico de la localidad: la plaza de Segovia. Esta plaza porticada debe su nombre a la Tierra de Segovia a la que perteneció la villa hasta 1627. Y es que Navalcarnero se encuentra íntimamente ligada a esa tierra histórica siendo fundada por pastores segovianos en 1499. La plaza en la que nos encontramos fue construida a finales del siglo XVI y principios del XVII y es un ejemplo de arquitectura popular castellana. Aquí se encuentra el antiguo ayuntamiento y en sus soportales y balconadas se cobijan comercios y restaurantes, generalmente de comida castellana.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

Saliendo de la plaza en dirección noroeste nos topamos con la plaza de la Veracruz, donde encontramos un monumento a Jesús Casas, reconocido artista local. Es también muy común en Navalcarnero encontrarse espacios de homenaje a destacados personajes de la villa. En la misma plaza se halla la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, un notable templo en cuya construcción se emplearon diferentes estilos arquitectónicos. Comenzó a principios del siglo XVI con un gótico tardío aunque también se observan muestras renacentistas y neoclásicas. Sin embargo, lo más destacado es la torre mudéjar de estilo toledano, muy común en diferentes rincones de la Comunidad de Madrid.

Por la calle Real y la calle Libertad seguimos admirando el buen estado de conservación de diferentes espacios de la villa. En el encuentro entre ambas calles nos topamos con el monumento a los encierros, una tradición muy arraigada en la villa que se remonta al siglo XVII y que se celebran de noche en las fiestas patronales de septiembre.

Plaza de la Puerta del Sol con la estatua de Felipe IV

Navalcarnero fue lugar habitual de estancia y paso de reyes. De hecho, Felipe IV contrajo matrimonio en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en 1649 con Mariana de Austria. El monarca, que cuenta con su estatua en la plaza de la Puerta del Sol, que sale de la plaza de Segovia, fue quien concedió a Navalcarnero, en 1651, el título de Villa Real. Por entonces, ya se habían instalado en la población familias nobles que construyeron allí sus mansiones solariegas. Una buena muestra de ellas nos encontramos en nuestro recorrido por el casco antiguo.

Caminando por la calle de la Constitución -donde se conserva un hito kilométrico de la antigua Nacional V- observamos algunas de las pinturas murales y trampantojos que hay repartidos por toda la localidad y que en esta parte están dedicadas al vino, gran protagonista de la villa. De repente, nos topamos con la singular iglesia de San Pedro, una reciente construcción inaugurada en 2014 que ha sabido integrarse en el entorno y respetar la estética de las ermitas existentes en el municipio. Su interior, el cual no pudimos visitar, cuenta con la llamada “Capilla Sixtina de Navalcarnero” con unas extraordinarias policromías e iconografías basadas en pasajes del Evangelio.

Iglesia de San Pedro

Al final de la calle de la Constitución nos sorprende un cruceiro, uno de los más de treinta que puedes encontrarte en todo el término. Se instalaron en 2014 levantándose una gran polémica en la localidad y, en un paseo rápido por la villa, puedes encontrarlos de todos los tipos y tamaños: de menos de dos metros, de más de tres, con una base sencilla, con varios escalones, con una Virgen en el frontal, con un Cristo, etc.

Vista área nocturna de la plaza de toros “Félix Colomo”. Foto: Turismo Navalcarnero

Llegamos hasta las inmediaciones de la espectacular plaza de toros “Félix Colomo”. Es la tercera más grande de la Comunidad de Madrid, solo superada en tamaño por Vistalegre y La Cubierta. Este coso taurino cubierto fue inaugurado en 2006 y su nombre corresponde a un matador de toros de los años 30 y 40 natural de Navalcarnero.

Regresamos al centro histórico pasando por la Cruz del Alparrache y por el parque y la iglesia de San José. Volvemos a encontrarnos con la plaza de Segovia cuyo colorido y ambiente de tarde soleada de invierno termina de embaucarnos. Para terminar este breve y enriquecedor paseo por la Villa Real de Navalcarnero nos acercamos hasta un lugar algo apartado que también cuenta con una gran historia.

Llegar al barrio de Covadonga es como hacerlo a uno de esos pueblos colonos del Plan Badajoz con una arquitectura muy característica con casas blancas y ordenadas. Este barrio se construyó hacia 1942 y su fin era la creación de viviendas para los trabajadores de la antigua fábrica de jabón situada en la zona. El nombre de sus calles, todas ellas relativas al Principado de Asturias, se debe al origen de los fundadores de este barrio que tiene en la plaza de Covadonga el epicentro. Allí se levanta su iglesia encalada y solitaria y frente a ella una escultura en bronce de la Virgen de Covadonga. Mientras admiramos el entorno, una madre y una hija juegan a la pelota en la plaza. Una imagen que nos hace rememorar tiempos pasados, una imagen con la que nos despedimos de una sorprendente Villa Real a la que habrá que regresar para seguir descubriéndola.

Plaza de Covadonga de Navalcarnero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s